Disfunción temporomandibular (ATM)

Existen patologías asociadas a la articulación temporomandibular (ATM) de origen anatómico, por la forma de nuestros huesos y por como interactúan con los movimientos mandibulares; y los hay ocasionados por piezas dentales en mal estado, apretamiento excesivo (bruxismo), tratamientos de ortodoncia agresivos, traumatismos… De todos ellos, tendremos que tratar los que den sintomatología y produzcan malestar al paciente. Pero también debemos tratar de prevenir que se desarrolle una patología que no existe.

Los problemas que sean de resolución quirúrgica los derivamos a una unidad hospitalaria de dolor orofacial. Los problemas causantes de molestias y dolor en la ATM de forma leve, y siempre y cuando el paciente no tenga malformaciones óseas, pueden ser resueltos y controlados en la consulta, con el uso de una férula de descarga, mediante el tallado selectivo de dientes que estén malposicionados, o con tratamiento ortodóncico para equilibrar la mordida, entre otros.

En épocas de estrés y tensión sostenida tendemos a apretar más los maxilares pudiendo necesitar ingerir analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares. Algunos lo hacen de forma inconsciente, de día o de noche, y empiezan a padecer problemas bucales como fracturas de piezas dentales, desgastes en los dientes, dolores de cabeza y cervicales, dolores en los oídos…

Si se te ha presentado alguna de estas situaciones, deberías consultar y poner remedio cuanto antes. ¡La prevención es la mejor forma de mantener nuestros dientes sanos por mucho tiempo!